El instinto por el Mesías

El Mesías Jesús de Nazareth

El instinto por el Mesías verdadero Jesús de Nazaret

Desde el punto de vista de la biología , el INSTINTO se define como una pauta hereditaria común a toda una especie de acuerdo a algunas características tales como su complejidad  y su globalidad.

El instinto es complejo porque consta de una serie de pasos para su producción: necesidad del objeto y satisfacción mediante el hallazgo del objeto serían básicamente el primer y el último paso de este proceso. Por ejemplo cuando el mamífero nace con el instinto de mamar , el objeto es el alimentarse y este objeto se encuentra cuando el mamífero INSTINTIVAMENTE y sin que nadie le explique la teta de su mamá.

El instinto es global, dado que compromete a todo el organismo vivo. Vale decir que un dedo no puede tener un instinto propio, ni un pie, ni un ojo.Los organismos, según ha probado la ciencia son entidades GLOBALES. (compare esta verdad científica con lo que la Biblia enseñó hace miles de años en 1 Corintios 12:15 cuando la biología moderna todavía no existía y quedará realmente asombrado)

La Biblia habla del instinto : el instinto es algo así como sabiduría programada por Dios antes del nacimiento del ser vivo, del alma viviente. Dado que al nacer no poseemos datos ni referencias del mundo en el que nacemos , pues no tenemos (ni nosotros, ni los animales) existencia previa, de no ser provistos de algunos instintos básicos no podríamos siquiera sobrevivir a nuestro propio nacimiento.

Sin el instinto de mamar no podríamos alimentarnos. Sencillamente no se le puede “enseñar”a un bebe o cachorro a mamar de la teta de su madre. No tiene capacidad de aprendizaje en el tiempo necesaria para encontrar el objeto , el alimento. Por eso NACE con el conocimiento ya programado y eso es instinto.

Y es una maravilla que evidencia la existencia de un creador porque el instinto es algo que simplemente no puede “evolucionar” o formarse al azar. No hay un órgano especifico vinculado a los instintos de las especies, por tanto dado que la evolución es “orgánica” no puede producir algo inmaterial como “el instinto”. En otras palabras si los organismos fueran computadoras, el instinto es el software instalado en la BIOS o sea lo que permite que enciendan y que se les pueda instalar todo lo demás.

Si imposible es creer que de una explosión en un taller de electrónica se formó una computadora completa capaz de funcionar, sería un millón de veces mas imposible creer que no solo se formó sino que quedo con un software ya instalado en la BIOS listo para que arranque.

Este tema espinoso es evitado por los ateos, que no solo deben convencernos que una paloma por ejemplo, evolucionó y por azar y accidentes desarrolló alas, sino que al mismo tiempo por azar fue desarrollando el instinto de volar o el mas complejo instinto de migración que NO ES ORGÁNICO, es decir el SOFTWARE el PROGRAMA que le permite usar las alas de manera adecuada.

Sin embargo la Biblia lo explica sencillamente. Leamos en el libro de Proverbios en la Biblia,  el capítulo 30 los versículos 24 al 28:

Cuatro cosas son de las más pequeñas de la tierra, Y las mismas son más sabias que los sabios:
Las hormigas, pueblo no fuerte, Y en el verano preparan su comida;
Los conejos, pueblo nada esforzado, Y ponen su casa en la piedra;
Las langostas, no tienen rey, Y salen todas acuadrilladas;
La araña, ase con las manos, Y está en palacios de rey.

Hay algunas traducciones que traducen la expresión “mas sabias que los sabios” como “instintivamente sabias” dado que el hebreo original se refiere a un tipo de sabiduría mas allá de la sabiduría convencional y que el contexto, como podemos apreciar, se refiere al instinto. Las hormigas preparan su comida por INSTINTO en el verano. Los conejos hacen sus madrigueras en la piedra cuando el INSTINTO les indica que en la zona hay depredadores, las langostas salen formadas y en orden a atacar como si fueran un ejército por INSTINTO. Nadie puede explicar QUÉ ÓRGANO hace que miles de langostas se muevan juntas y en la misma dirección como una nube sin nadie que las dirija.

Finalmente la araña teje una obra maestra de la arquitectura. Un ejemplo de resistencia estructural , de manera INSTINTIVA ya que nadie le enseña a la araña como tejer. Si bien la tela de araña sale de un GLÁNDULA, de un elemento ORGÁNICO, sin el instinto de TEJER TELAS DE ARAÑA de nada le serviría y es imposible explicar como un software, un conocimiento que es anterior a su nacimiento y que no depende de ningún órgano simplemente evolucionó, o apareció por azar.  El libro de Proverbios nos pone cuatro casos de INSTINTO, de una sabiduría que va mas allá de la sabiduría convencional.

¿Tenemos los seres humanos instinto? Claro que si.  A pesar de que los SERES HUMANOS tenemos una cualidad que los animales no poseen, la INTELIGENCIA la cual produce a su vez CONCIENCIA y RAZÓN (porque estamos hechos a la “imagen y semejanza de Dios”) esto no quita que también fuimos dotados por Dios de instintos como los animales que nos rodean. Algunos de estos instintos son únicos hermanos…  y recordemos la definición de INSTINTO dada por la biología: “pauta o patrón de conducta hereditario , complejo y global”.

Es innegable que los seres humanos tenemos el instinto de adorar, el instinto de buscar a Dios. ¿Es global y compleja esta pauta hereditaria?

Si, lo és. Es común a toda la especie: no hubo raza, ni pueblo en la historia humana que no BUSCARA A DIOS, no importa el nombre que le haya dado. Desde los pueblos primitivos que creían en el dios Sol hasta los modernos científicos que creen que la vida en la tierra fue sembrada por una raza extraterrestre TODOS LOS SERES HUMANOS han salido a buscar en el cielo, en el espacio exterior la causa de su existencia en este planeta.  El ser humano ha sido definido como un “animal religioso” incluso por algunos ateos.

Lejos de ser un argumento contra la existencia de Dios como algunos piensan al decir “creemos en Dios por ignorancia como los pueblos primitivos”, es un argumento a FAVOR DE LA EXISTENCIA DE DIOS el que nazcamos con ese instinto que nos lleva a pensar que ALGUIEN nos creó. ¿Por qué una especie formada a golpes y porrazos al azar , después de un montón de accidentes desarrollaría en su cerebro la convicción de que ALGO o ALGUIEN en el cielo es el responsable de su existencia aquí en la tierra? Esa certeza es algo con lo que nacemos.

Y es útil el ejemplo científico de Hellen Keller,la famosa mujer privada de los sentidos de la vista y el oído. Dado que no tenía fuentes de información externa , por ser ciega y sorda, ella vivía una soledad de datos casi absoluta. Cuando con el tiempo logró comunicarse mediante el tacto con un pastor protestante Hellen mencionó que el concepto de DIOS, como CREADOR suyo era algo que ya había deducido. Tras su propia conciencia, inmediatamente entendió que su existencia era producto de “alguien”.

Todos los humanos creen en alguna forma de DIOS o CREADOR, no importa el nombre que le den. Y esto es fuerte evidencia de que dicho DIOS existe y nos ha puesto la sed por buscarle dentro.

Pero..¿qué hay del Mesías?  La revelación de Dios a la humanidad habla de dos personajes claves en la historia de la humanidad. El DIOS que la creó , y el MESÍAS HUMANO que fue engendrado por DIOS para gobernarla.

¿Tenemos los humanos el instinto , el patrón hereditario de creer o pensar que solo un HOMBRE ESPECIAL un HOMBRE ELEGIDO puede gobernarnos? ¿Somos instintivamente MESIANISTAS?

La evidencia indica que sí. El otro día leía el titular de un periódico de mi país, y nuestro presidente decía refieriéndose a Jose Gervasio Artigas, el prócer de Uruguay (con motivo del aniversario de su nacimiento) : “Hace casi 300 años fuimos bendecidos con el nacimiento de un hombre que tenía una serie de características que rara vez se dan juntas en un hombre”

Seguí caminando por las calles de Montevideo, y ví monumentos a Artigas en toda la ciudad. Recordé que cada política sin importar su partido, cita frecuentemente sus frases, sus dichos, su ejemplo. Y entonces me dí cuenta que este fenómeno es universal: los Colombianos y Venezolanos sienten lo mismo por Simón Bolívar. Artigas, Bolívar, George Washington … todos ellos son una especie de MESIAS para las personas. Seres humanos “especiales” que consideran fueron nacidos para gobernarlas, y que dado que han muerto intentan seguir sus palabras escritas, sus ejemplos y dichos.

Me dí cuenta también que desde la antiguedad los egipcios afirmaban que sus faraones eran DESCENDIENTES DE DIOS , tal como los romanos decían que sus emperadores eran HIJOS DE DIOS a los efectos de dotarles de legitimidad. Incluso durante el siglo XX los japoneses creían que su emperador era HIJO DE DIOS.

Me dí cuenta hermanos que los humanos, todos los humanos, son instintivamente mesianistas. Entienden que el mundo está plagado de injusticias, entienden que solo un ser humano especial y único,  muchas veces descendiente de Dios, puede gobernarlos. Y en general siguen las ideas de algún ser humano excepcional que ha muerto en el pasado, a quien rinden cierta forma de culto  celebrándole fiestas e irguiéndole monumentos.

Cuando nosotros creemos que Jesus de Nazareth, el rabino judío nacido hace unos 2000 años que afirmó ser el Mesías, es ESE SER HUMANO ESPECIAL, descendiente de DIOS , elegido para GOBERNAR LA TIERRA, sentimos que nuestra necesidad de encontrar el gobernante adecuado ha sido saciada. Nuestro INSTINTO MESIÁNICO se sacia, el objeto es ESE HUMANO ESPECIAL.

Nuesta sed por Dios es una, y nuestra sed por Cristo es otra hermanos.

Tenemos paz cuando entendemos que Dios existe y nos ha creado, adquirimos mas paz aún cuando comprendemos quién es el ser humano que Dios ha elegido para gobernarnos. Una paz que no podemos obtener mientras seguimos a líderes humanos que NO SON LOS ELEGIDOS POR DIOS.

Debemos respetar a las autoridades que Dios permite, a nuestros presidentes, reyes, gobernantes. Debemos respetar a los fundadores de las naciones que habitamos. RESPETAR.

Pero nuestro PRÓCER, nuestro CAUDILLO , nuestro único lider es JESUS EL MESÍAS.

Y podemos observar a nuestro alrededor como los dos instintos, el INSTINTO POR DIOS, y el INSTINTO POR CRISTO se manifiestan en los seres humanos que buscan a tientas a DIOS y buscan a tientas su MESÍAS también. Y mientras no encuentren al VERDADERO DIOS (el DIOS DE ISRAEL) y al VERDADERO MESÍAS (el MESÍAS DE ISRAEL) no encontrarán el objeto que sacia la necesidad de esos instintos. No encontrarán a Yavé , su Creador y a Jesus de Nazareth , su Mesías.

Dice el libro de Hechos en su capítulo 17 versículos 26 y 27:

“[Dios] decretó los tiempos señalados y los límites fijos de la morada de los hombres, para que busquen a Dios, por si acaso busquen a tientas y verdaderamente lo hallen.”

Somos privilegiados hermanos de haber conocido a nuestro Dios y a nuestro Mesías. Instintivamente los buscamos. Y por acción y gracia de Dios los encontramos.  Y es la raíz de nuestra paz.

Shalom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *