¿Cuál es la verdad? ¿Qué es la verdad?

¿Qué es la verdad? , preguntó Poncio Pilatos

¿Qué es la verdad? , preguntó Poncio Pilatos

Hay muchas preguntas que no tienen respuesta en la mente de las personas, porque precisamente, tienen DEMASIADAS respuestas en realidad. Demasiadas respuestas contradictorios entre si. Demasiadas respuestas a una misma pregunta, lo cual ocasiona que nuestra cuota de credibilidad deba repartirse tanto en cada respuesta que obtenemos que termine por ser casi nula.

Si ante una pregunta no recibimos respuesta alguna, asumimos que hay solo una respuesta y muchas veces la ausencia de respuesta es un motivo para proseguir la búsqueda. Pero si ante la misma pregunta recibimos miles de respuestas contradictorias entre si, terminamos por asumir que la respuesta no existe.

El “dios de este mundo” del que hablan las escrituras sabe perfectamente esto y por ello se ha encargado de “cegar la mente de los incrédulos” (lea por ejemplo 2 Corintios 4:4) . Y una de las maneras de cegar y de llevar a las personas a la incredulidad ha sido por medio de la desinformación. Formando y creando Iglesias y religiones que dan respuestas diferentes a las preguntas que instintivamente nos hacemos acerca de nuestro origen y causa.

Hay un fenómeno de la física mediante el cual uno puede apreciar que la saturación provoca el mismo efecto que la AUSENCIA. Por ejemplo la ausencia de color (el negro) puede ser obtenida por la mezcla de pintura de TODOS LOS COLORES.  La ausencia de tonalidad , en la música , puede ser obtenida por la suma DE TODAS LAS TONALIDADES tal como descubrió el alemán Arnold Schöemberg el padre de la llamada música “atonal”.

Y el efecto de la ausencia de verdad puede ser obtenido por la suma de varias VERDADES, pretendidas VERDADES. Si yo pregunto la hora , estaré en la misma ignorancia si nadie me responde , que si 12 personas diferentes me responde una hora fija diferente cada uno… Obtendré la misma información si las doce personas me dicen NO SÉ LA HORA que si el primero me dice ES LA UNA, el segundo SON LAS DOS, el tercero SON LAS TRES, y así sucesivamente.

Cuando la persona que tiene hambre y sed de verdad se pregunta “¿De dónde venimos?”, “¿Por qué estamos aquí?” ,  termina por recibir una lluvia de respuestas de un cúmulo de religiones y pseudo religiones que afirman saber la respuesta , todas contradictorias entre si y la mente promedio termina por asumir que la respuesta no existe o al menos que es mejor que no exista.

La mente promedio termina por asumir que es mejor no pensar en nuestros orígenes, que la respuesta a esta pregunta no tiene importancia alguna ni relevancia.

Cuando escucha a las religiones y pseudo religiones decirle que los animales se han ido transformando en seres humanos poco a poco (como creían en su ignorancia los antiguos egipcios por ejemplo) , o que el ser humano es un alma inmaterial puesta en un cuerpo de carne por un dios que luego de muerto lo va a llevar al cielo a tocar el arpa, el hombre racional en general siente (y con razón) escepticismo y termina por creer a veces por descarte pero sin mucha convicción a aquella de las religiones que afirme ser “ciencia” y no religión, no por haber analizado los hechos, sino precisamente porque prefiere no analizarlos.

Una creencia tibia, un descarte, un hundirse en la cómoda ignorancia de la cual determina no vale la pena despertar.

Y sin embargo no hay pregunta mas importante para nosotros que aquella que formulara Poncio Pilato a Jesús hace casi dos milenios en el capítulo 18 del evangelio de Juan versículo 38.

“¿Qué es la VERDAD?” , preguntó Pilato justamente al ser humano mas calificado, al único capaz de responderle esa pregunta con certeza. Tenía ante sí al rabbi Jesús de Nazaret quien le había dicho antes de esa pregunta en el versículo 36 :

Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.»

La VERDAD era que Jesús había nacido para reinar la tierra. El establecimiento del Reino de Dios en manos del Mesías, de un ser humano elegido por Dios para gobernar la tierra desde su capital , Jerusalem, es la VERDAD DE LA CUAL HABLAN TODAS LAS ESCRITURAS.

Jesús había dado testimonio de esa verdad durante toda su vida. Sus discípulos creían en esa Verdad. Anhelaban el cumplimiento de esa verdad.

A diferencia de la última pregunta que le hizo Poncio Pilato a Jesús , que fue precisamente “QUÉ ES LA VERDAD”, la última pregunta que le hicieron los discípulos a Jesús indicaba que YA SABÍAN CUAL ERA ESA VERDAD. Leamos en Hechos 1:6:

“Señor, ¿estás restaurando el reino a Israel en este tiempo?”

Luego de haber sido enseñados durante algunos años sobre este Reino , y haber recibido un posgrado (por llamarlo así) de cuarenta días del propio Mesías ya resucitado, los discípulos no tienen ninguna duda acerca de cual es la verdad: el Mesías (Jesús) restaurará el Reino a Israel. Israel será, como prometieron los profetas la capital de un reinado terrestre conducido por Yavé a través de un ser humano que eligió. No a través de un ángel o a través de un arcángel , ni a través de 144, 000 pseudo ángeles llevados al cielo, sino A TRAVÉS DE UN HOMBRE QUE EL ELIGIÓ y UN GRUPO DE HUMANOS seleccionados para asistirle aquí en la tierra como podemos leer en los siguientes textos:

“El ha establecido un día en el cual juzgará al mundo en justicia, por medio de un Hombre a quien El ha designado”  (Hechos 17:31)

20 Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos,[k] postrándose ante él y pidiéndole algo. 21 Él le dijo:
–¿Qué quieres?
Ella le dijo:
–Ordena que en tu Reino estos dos hijos míos se sienten el uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.
22 Entonces Jesús, respondiendo, dijo:
–No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado?
Ellos le respondieron:
–Podemos.
23 Él les dijo:
–A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre. (Mateo 20:20-23)

“y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes,y reinaremos sobre la tierra. ” (Apocalipsis 5:10)

Los judíos esperaban ( y esperan) la llegada de un ser humano escogido por Dios que reinará la tierra desde un reino restaurado a Israel. Jesús afirmó ser ese Mesías humano, y sus discípulos veían esto como la VERDAD , como un suceso tan real que hasta llegaban a preocuparse por detalles tales como el lugar que ocuparían en ese reino restaurado sobre la tierra a Israel o el momento en que sucedería.

Jesús vino al mundo, como le confesó a Pilatos,  a “reinar y dar testimonio de la verdad” .  Pilatos incrédulo le respondió como muchos nos responderán hoy día “¿qué es la verdad?”.

En medio de la maraña de religiones que dan respuestas contradictorias y fantásticas, de especies que por mutaciones se transforman en otras especies, de gallinas que se vuelven lagartos, de hombres que se vuelven ángeles y van al cielo, la Biblia da una respuesta única: “la tierra será juzgada por un hombre que Dios eligió y algunos hombres le ayudarán en un reino restaurado a Israel.”

Este Dios es el Creador del Universo y toda la vida que vemos a nuestro alrededor, que tiene evidencias claras de haber sido diseñada fue producida por Él.   Me resulta hilarante cuando veo a un ser humano con sus cuerdas vocales perfectamente afinadas, sus procesos mentales en función a partir de complejas conexiones electro químico magnéticas, su complejo sistema circulatorio y su aparato osea maravilla de la mecánica, preguntándome:

“¿Qué prueba tenés de que existe un creador?”

Es como ver a un cuadro de Rembrandt , perfectamente pincelado, con rastros de pinceles y mezclado de colores por todas partes tomar vida y preguntarme “¿Qué pruebas tenés de que existe un pintor?”

Pero el “dios de este mundo”, el dios de las religiones de este mundo, el dios y rey de hecho de este mundo ha mantenido a la humanidad en la ignorancia sembrando tantas respuestas contradictorias que las personas optan por no dar crédito a ninguna.

El dios de este mundo, Satanás el diablo ha hecho circular tantos billetes falsos, que la humanidad cree que no existe un solo billete verdadero. La verdad se vé como una imposibilidad filosófica, científica. El conocimiento de la misma se vé como una meta inalcanzable.

Pero Dios , no el dios de este mundo, no el dios que le enseñaron en la iglesia, no el dios que niegan los ateos en realidad pues ellos niegan lo que conocen , son”ateos” del dios que conocen y hoy hablamos del Dios que NO CONOCEN, el Creador del Universo, ese Dios Verdadero desea que todos alcancemos a conocer LA VERDAD , como podemos leer en 1 Timoteo 2:4:

[Dios] quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

Y como podemos apreciar el conocimiento de la VERDAD está intimamente ligado a la SALVACIÓN. El conocimiento de la VERDAD nos salva , en primer lugar de la ignorancia.  Y dado que la ignorancia, que las tinieblas espirituales son las que condenan a esta era de la humanidad , nos salva también de perecer, de morir junto a esta generación ignorante de dicha verdad.

Dios no desea que nadie muera en su ignorancia. Dios desea que todos vengamos al conocimiento de la Verdad. Pero llegar al conocimiento requiere que pongamos esfuerzo e interés de nuestra parte. Que en lugar de preguntar despectivamente como Pilatos “¿Qué es la verdad?” y olvidarnos del asunto, aprendamos la verdad y como los discípulos querramos saber mas detalles de la misma.

La verdad es simple: la tierra fue creada por Dios para ser gobernada por un hombre solamente. EL MESÍAS. Cualquier otro hombre que gobierne solo traerá pesar y miseria a la raza humana como lo han probado los milenios de reinado del hombre por sus propios candidatos humanos y no por el HOMBRE ELGIDO POR DIOS: que es Jesús.

La tierra solo puede ser gobernada por UN HOMBRE: Jesús. Para dar testimonio de esa verdad nació, murió y hoy vive como hombre listo para venir a la tierra por segunda vez, esta vez PARA SIEMPRE, y esta vez para GOBERNAR.

“Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos, y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”. (Hebreos 9:28)

Notemos que dice APARECERÁ POR SEGUNDA VEZ.  Para que sea SEGUNDA VEZ debe aparecer de la misma manera que lo hizo la primera sino NO SERÍA UNA SEGUNDA VEZ.

Si Jesús volviera “invisiblemente” no estaría “apareciendo por segunda vez”. Si Jesús volviera como un ángel y no como un ser humano, no estaría “apareciendo por segunda vez”.

Pero la Escritura dice que APARECERÁ POR SEGUNDA VEZ, está vez para salvar a los que le esperan. Ya leímos que es el conocimiento de la verdad que nos salva. Ya leímos que esa verdad que  Jesús confesó ante Pilato es que el era el Mesías , nacido para gobernar la tierra. Leímos también que la tierra será juzgada por un humano a quien Dios eligió.

Esa es la verdad que nos salva a quienes lo esperemos.

Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *