Archive for April 2010

El Reino del Mesías: un evento político

Muchas veces suelo decir que el cristianismo original , tal como lo entendían Jesús de Nazaret y sus primeros seguidores del siglo I (y los que nos hemos mantenido fieles a dicha enseñanza tras los siglos siguientes hasta hoy) no es una religión sino una FILIACIÓN POLÍTICA que implica la aceptación de ciertos hechos sobrenaturales.

A diferencia de las religiones, el cristianismo original es una propuesta de Dios para los problemas que tiene el HOMBRE , pero el HOMBRE COMO TAL, de carne y hueso, en esta vida, en este mundo.  A diferencia de las religiones el cristianismo original no situaba (ni situó) la solución de estos problemas en otra esfera de existencia.  Muy por el contrario la esencia del cristianismo original era la fé en que Jesús de Nazaret era el Mesías predicho por Moisés, los Salmos y los Profetas para establecer un gobierno organizado por Dios en toda la tierra con su sede en Jerusalem, Israel.

Dado que algunos definen la política como “la ciencia de lo posible”, la gran diferencia entre los cristianos y las personas que no lo son , es que el candidato político de nosotros, los cristianos originales es un ser humano que ha muerto y ha resucitado y no se encuentra en estos momentos en la tierra que ha de gobernar.  Todos estos son hechos sobrenaturales, que lo diferencian de cualquier otro candidato a gobernante desde el punto de vista de las leyes de la física que Dios mismo estableció pero para nosotros, debido a nuestra fé basada en evidencias y pruebas estos acontecimientos son reales.

Jesús de Nazaret es para nosotros un gobernante en el exilio: uno al cual somos fieles en última instancia mas allá del respeto temporal que mostramos a los gobernantes del país donde nos haya tocado vivir. Nuestra lealtad última, nuestra fidelidad última es a UN SOLO HOMBRE: a Jesús de Nazaret.

Creemos que ese es el hombre que traerá paz a la tierra, creemos que ese es el hombre que traerá seguridad a la tierra, creemos que ese es el hombre que traerá riqueza y prosperidad a Israel y al mundo entero. Y lo esperamos, tal como los judíos también lo esperan con la única diferencia de que los judíos en sentido solamente físico ignoran su identidad. No obstante la fé es la misma: esperamos al hombre, al Mesías que ha de venir a terminar con las guerras, el hambre, las enfermedades y las plagas de la humanidad.

Cuando leemos la Biblia, no vemos en ella una liturgia, una guía ritual, ni un libro mágico con fórmulas que pronunciadas tantas o cuantas veces producen tal o cual efecto como muchos la ven . Cuando leemos la Biblia leemos , además de una explicación completa de nuestra aparición en el planeta y el porque de nuestra condición de enfermedad, pesar y muerte actual , un completo PLAN DE GOBIERNO .

Un plan de gobierno futuro para toda la humanidad que saciará TODAS las necesidades del ser humano. Necesidades creadas por el propio Dios y que el mismo Dios, a través de un gobernante humano , el Mesías Jesús se encargará de satisfacer.

Dios creó la tierra con amor. El planeta está lleno de aspectos que no son funcionales creados para nuestro puro placer.  Los alimentos tienen una gama de sabores casi infinita.. lo cual no es necesario para la vida. El sentido del gusto no es necesario para la vida. Pero nos causa placer.

El mundo que nos rodea está lleno de una gama casi infinita de colores. Los colores y sus combinaciones no son necesarias para la vida, de hecho la mayoría de los animales aparentemente no distinguen los colores y sin embargo viven y sobreviven. Pero el ser humano tiene el PLACER de una visión a color, estereoscópica  que le permite disfrutar de un atardecer, de una puesta de sol , de un paisaje en las montañas o de un pez tropical contorneándose.

Por cada necesidad que tenemos , el creador puso la satisfacción . Nos puso hambre , y tenemos alimentos. Nos puso deseos sexuales, y tenemos un sexo complementario que sacia ese deseo.  Nos puso sed y también agua.. pero de hecho siempre ha ido mas allá de nuestras necesidades básicas y deseos: el Creador ha sido amoroso y no solo puso agua para que sobrevivamos. Puso jugos en el planeta, bebidas de todo tipo , con propiedades diversas y si , contrario a lo que algunos piensan … ¡hasta el vino es un don de Dios! ( Salmo 104:15)

Sin embargo hay deseos que no todos los humanos tienen. No todos tenemos el deseo de justicia. No todos tenemos el deseo de igualdad entre los hombres. No todos tenemos el deseo de paz , de seguridad y tranquilidad. De prosperidad y felicidad. O al menos por la vía de los hechos, la humanidad ha demostrado que pese al deseo de unos pocos que por diversos métodos políticos (muchas veces bien intencionados pero vanos) lo han intentado a cualquier precio, no puede encontrar una satisfacción a estos deseos .

Y es que solo el Creador conoce la fórmula y clave de cada uno de nuestros deseos. Nuestros deseo de comer se sacia con la riqueza alimenticia que cubre el planeta. Nuestro deseo de conocimiento se sacia con la Biblia, el reporte y plan de Gobierno mas claro de cuantos se han escrito. Y nuestro deseo de paz y justicia se saciará el día que el Mesías instaure su gobierno. El gobierno estará a cargo de un hombre, un niño nacido en la tierra , no un ser celestial. Será llamado  (como títulos, tal como muchos gobernantes de la antiguedad eran llamados El Grande o emperadores eran llamados dioses) de varías maneras que revelan sus cualidades de poder, amor, sabiduria y justicia:

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro: y llamaráse su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán término, sobre el trono de David, y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto. (Isaías 9:6-7)

El celo de nuestro Dios Yavé (Jehová) hará esto y ESTO es instaurar a su Mesías, su hijo humano Jesús en el trono de David en Israel. Un humano con tal poder que , será llamado Dios Fuerte. Con tal amor que será llamado Padre Eterno. Con tal sabiduría que será llamado Admirable  Consejero, con tal sentido de la justicia que será llamado Príncipe de Paz.

Nótese que ninguno de los cuatro títulos aplicados a Jesús son literales. Será llamado Padre.. pero Jesús nunca tuvo hijos. O sea que no es realmente un padre: sería LLAMADO Padre.

Tampoco será Príncipe en ese Reino, sino que será de hecho EL REY de ese gobierno. Pero , debido a su humildad y su sumisión al Rey del Universo, el propio Dios, este hombre sería llamado Príncipe dando prioridad a su condición de HIJO DE UN REY, mas que a la de un Rey.

No será Admirable Consejero en sentido literal pues el “regirá con vara de hierro”  y será la cabeza del gobierno, no el consejero . Pero su sabiduría será tal que dará consejo a todos sus co-gobernantes de toda la tierra, sus delegados con tal sabiduría que será un consejero al cual todos admiraremos.

Finalmente dado que 1 Corintios 8:6 dice que aunque hay muchos “LLAMADOS DIOSES en el cielo o en la tierra” y que en realidad para nosotros “hay UN SOLO DIOS, EL PADRE”, tampoco Jesús es literalmente un Dios Fuerte por naturaleza. Es en realidad un “niño que ha nacido, un hijo que no es dado”, un HOMBRE. Pero es llamado Dios Fuerte debido a su poder, tal como Moisés fue llamado Dios siendo un hombre.  (Éxodo 7:1)

Sabemos que para muchos será difícil creer y tomar como real un gobierno futuro, cuyo gobernante no se puede ver, no porque sea invisible.. sino porque está en otro lugar.Esperando su momento.

Ese hombre tiene hoy casi 2000 años de edad: es un ser humano diferente. Un HOMBRE NUEVO, en estado de gloria y perfección tal como nosotros seremos un día.

Todos estos conceptos , el del HOMBRE NUEVO, el del GOBIERNO MUNDIAL, no son de hecho ilógicos.La historia de la humanidad es la historia de una búsqueda de un gobierno mesiánico por otros medios. La historia de las ideologías políticas del hombre , la historia de las alianzas entre naciones y pactos regionales y mundiales no son mas que un reflejo del deseo del hombre por un gobierno mundial justo y pacífico.

Y concordamos con dicho anhelo, nosotros, los cristianos primitivos. Pero nuestra filiiación política requiere la aceptación de hechos sobrenaturales.

Requiere aceptar que el Creador del Universo tuvo la capacidad de engendrar al humano PERFECTO para la tarea de gobernar.

Requiere aceptar que el Creador del Universo fue capaz de resucitarlo, de volverlo a la vida, de  crearlo de nuevo una vez que lo mataron.

Requiere aceptar en realidad algo con mucha lógica: que el Creador de todas las maravillas que nos rodean un día tomará cartas en el asunto para que estas maravillas luzcan en todo su esplendor.

Para mi esto tiene tanta lógica como visitar un parque con hermosas esculturas, con hermosos bancos , con rastros de haber sido recientemente pintado y diseñado, y dentro de ese parque ver a un grupo de delincuentes tirando basura y rompiendo algunos faroles. No me lleva mucho tiempo concluir que la misma persona que puso ese parque en orden, e invirtió tanto trabajo en él en algún momento tomará cartas en el asunto y sacará a los vándalos y enviará a limpiar ese parque.

La tierra es un inmenso parque , ensuciado por un grupo de vándalos, habitado por muchísimas personas que quisieran disfrutar de su belleza en paz. No tendría lógica pensar que el autor de un diseño complejo lo abandone sin propósito.

Así que si bien es ajeno a nuestra experiencia cotidiana, la experiencia de que el Creador pondrá las cosas en orden mediante un gobierno mundial tiene MUCHÍSIMO SENTIDO, encaja en la historia humana como la pieza que falta. Completa el círculo y es en definitiva el tema central del que habla toda la Biblia: la tierra será gobernada por un hombre, el Mesías, elegido y engendrado por el Creador del Universo.

Debemos tener una mente abierta para investigar las razones que hay para creer en estas promesas. Como toda nueva información , puede llevar tiempo procesarla incluso a veces puede llegar a aceptarse una realidad sin entenderse del todo o sin dejar de maravillarse. Por ejemplo yo sé que los enormes aviones de miles de quilos de metal vuelan como pájaros por el cielo y sé que lo hacen regidos por leyes físicas que conozco y puedo explicar. Sin embargo no entiendo del todo el proceso, creo que como a la mayoría aún me parece “mágico” cuando veo un avión volar por los cielos.

Lo mismo sucede con tecnología diseñada por Dios: el proceso de fotosíntesis está probado y es observable pero no se entiende aún a cabalidad por qué exactamente los vegetales producen oxígeno a partir de la luz y otros componentes.

El Reino del Mesías fue predicho hace miles de años, es un evento político de magnitud mundial, no una religión ni una forma de misticismo. Y quienes creemos en dicho gobierno optamos por un gobernante a quien seguir: el Mesías, Jesús de Nazaret sabiendo que Yavé , el Creador del Universo está con él.

Amén

Apolos de Montevideo