Archive for March 2010

El libro de Hebreos (IV) : La fé de los antiguos

El capítulo 11 del libro de Hebreos es una de esas grandes porciones de la escritura que refleja en cada comentario el auténtico evangelio. Aún en las traducciones mas torcidas y tendenciosas es tremendamente obvio captar cual era exactamente la teología del escritor de Hebreos,  cuál la doctrina que sostenían los primeros cristianos, cual su esperanza viva y cual su Dios, esperanza por la cual y Dios por el cual estaban dispuestos a sacrificarlo todo, incluso la vida.

El capítulo 11 del libro de Hebreos es un LIBRO DENTRO DEL LIBRO, bien podría llamarse LA FÉ, y ser en si mismo un tratado condensado y completo acerca de QUÉ ES LA FÉ.  No solo comienza definiendo explícitamente lo que la palabra FÉ significa para un verdadero cristiano, sino que a lo largo del capítulo va enumerando los mejores ejemplos de dicha fé de la historia,  cual era la razón y objeto de dicha fé y su relación con el perfeccionador de toda fé: el Mesías que finalmente nación, nuestro líder humano y político Mesías Jesús.

¿Cómo pudo en tan pocas palabras un escritor decir tanto? El capítulo 11 de Hebreos es uno de esos fragmentos de la Biblia que desprenden sobrenaturalidad . Para una mente abierta y no cegada por el materialismo imperante , el nuevo oscurantismo que nos rodea, el capítulo 11 de Hebreos sonará tan sobrenatural como ver el sol detenerse en el cielo , o ver a un muerto volver a la vida.  La Biblia misma es un milagro, uno que sucede ante la vista de todos. Y el capítulo 11 de Hebreos es una de esas lecturas que dificilmente podrían atribuirse a un simple ser humano del siglo primero sin ayuda alguna de una fuente con un conocimiento científico e histórico superior al de aquella época.

Abraham e Isaac

Abraham tenía una fé absoluta en Dios basada en su experiencia previa con Dios como evidencia

¿Qué es la fe?

Dentro de las iglesias y fuera de ellas la fé se ve como un valor. “Hay que tener fe, no pierdas la fe , tenéle fe” etc. ¿Pero sabe la gente en general exactamente qué es la fe?

Para los incrédulos la fe suele ser una señal de debilidad: para las mentes animalizadas de los materialistas la fe es un proceso irracional mediante el cual uno arbitrariamente decide creer en algo “por necesidad”  sin tener evidencia alguna ni razón ni causa. La fe es fe y punto.  No solo está mas allá de la razón sino que es la antítesis de la razón, el antónimo de la palabra RAZÓN en el diccionario: lo contrario de blanco, es negro. Lo contrario de frío es caliente y lo contrario de razón es fé.

PERO ESTO NO ES LO QUE LA BIBLIA ENSEÑA. Tal vez lo que enseñan las iglesias, pero no lo que nuestro rabí Jesús enseño ni lo que sus discípulos enseñaron. En el capítulo 11 de Hebreos se nos define lo que es exactamente la fé. De hecho se nos dan DOS DEFINICIONES complementarias, y casi sinónimas (un hebraismo muy común) para que no nos queden dudas. Leámos:

“Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera, es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos” ( Hebreos 11:1 , Dios Habla Hoy)

Notemos algo PLENA SEGURIDAD  se emplea como paralelo de ESTAR CONVENCIDOS. En ningún lado se asocia la fé a la CEGUERA , al autoconvencimiento, sino a un proceso racional mediante el cual uno posee evidencias suficientes para creer en aquello que uno no es capaz de ver. La fe es un proceso deductivo, tan científico como cuando un físico dice que los átomos (a los cuales jamás ha visto ni puede ver) existen. Ese físico posee evidencia tal de la existencia de dichos átomos que tiene FE (no fe religiosa, fe biblicamente definida) de que los átomos existen. Porque fe es pues la SEGURIDAD DE LO QUE NO SE VE. Sin evidencia no hay seguridad. Otras versiones lo dejan mas claro:

“Fe es anticipo de las realidades que se esperan y prueba de las que no se ven”  (Hebreos 11: 1 , BAV)

“Fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve” (Hebreos 11:1 , NIV)

“Es , pues, la fe la certeza de lo que se espera , la convicción de lo que no se ve”  ( Hebreos 11:1 , R95)

Así en las Escrituras la fé siempre está asociada a palabras cuya raíz se emparenta con GARANTÍA, EVIDENCIA, CERTEZA , SEGURIDAD. No es la fe ciega religiosa la fe de un auténtico cristiano o mesiano . La fe de un mesiano es el convencimiento de algo que no puede ver sea por cuestiones de tiempo  sea por cuestiones de espacio.  El espacio y el tiempo están bien definidos como dos dimensiones relacionadas a lo largo de todo el libro de Hebreos como si el escritor hubiera tenido la posibilidad de leer a Einstein quien no nació obviamente sino dos milenios después. Pero claro, la fuente de inspiración delata conocimientos avanzados de astrofísica.

La fórmula de la fé se define como CERTEZA de lo que no se vé, y esto sucede en dos circunstancias : a- cuando lo que no veo es algo que espero y que temporalmente AÚN NO EXISTE (distancia en el tiempo) , b- cuando lo que no veo es algo que no tengo la capacidad de ver por las propias leyes de la física del Creador (distancia en el espacio).   En ambos casos poseo una evidencia suficiente para darme certeza y no hay diferencia cualitativa entre fe y certeza. Tener la certeza de que algo existe y tener fe de que algo existe es un mismo proceso del cual la única diferencia es la separación espacial o temporal.

Maravillosa y simple definición del libro de Hebreos en una sola frase que dista mucho de la fe irracional y ciega de las religiones.

El libro de Hebreos ejemplifica a continuación este proceso:

“Por fe sabemos que Dios formó los mundos mediante su palabra, de modo que lo que ahora vemos fue hecho de cosas que no podían verse” (Hebreos  11: 3, DHH )

Otra frase tremendamente profunda pero sencilla de entender, escrita mediante la influencia del Creador para seres de toda época los cuales la iban a entender de acuerdo al conocimiento disponible.  Nosotros POR FE sabemos que Dios formó los mundos (sea que se refiera a los planetas, o a las eras de la humanidad como sugiere el contexto y la palabra griega original) .Nosotros estamos separados por el tiempo del momento en que Dios creó el Universo, pero estamos tan rodeados de evidencia de que todo lo que nos rodea fue diseñado que SABEMOS que es producto de un diseñador. No existen diseños inteligentes sin un diseñador inteligente, y salvo que algún científico se atreva a decir que la naturaleza es una acumulación de estupideces amorfas sin diseño que en todos los casos supera la funcionalidad y sin excesos que evidencien un ahorro de recursos (actividades típicas de un proceso de diseño) yo seguiré manteniendo MI CERTEZA de que DIOS creó los mundos, incluyendo este mundo en el que vivo espacial y temporalmente.

Mas que eso , Dios creo los mundos mediante su palabra. Esta palabra o logos, es la voluntad creativa de Dios de la cual también habla Juan 1:1, no es una persona obviamente sino la literal palabra de Dios, su decreto como soberano universal que permite que mediante procesos que estan mas allá de nuestro alcance comprender las cosas sean creadas.

Y las cosas que vemos por dicha fe , sabemos que proceden de cosas que “no podían verse”.  Aquí el escritor de Hebreos no hace sino relatar sencillamente lo que la ciencia incluso a finales del siglo XX seguía debatiendo  y que finalmente terminó por establecer dando la razón a las escrituras : el universo visible no es eterno. La matería procede de un proceso previo inmaterial , energético o de fuerzas involucradas desconocidas que simplemente no son visibles. Tal vez el proceso fue la conversión de energía en materia por parte del Creador tal como sugiere la teoría de la relatividad ya que materia y energía estan ligadas como el espacio y el tiempo y pueden ser convertidas la una en la otra. La matería (lo que vemos) puede ser convertida en energía (lo que no vemos) . Del mismo modo lo que no vemos (la energía) puede ser convertida en materia (lo que vemos) .  Como sea, la ciencia del siglo XXI sabe por FE (por evidencia , por convicción de lo que no puede ver basada en pruebas) que el universo actual procede de cosas que no podían verse.

¡Bienvenidos señores materialistas! Los mesianos les damos la bienvenida al versículo 3 del capítulo 11 del libro de Hebreos que estuvo allí durante los últimos 2000 años casí.  Espero que descubrir que la primera parte (que el proceso fue guiado por una inteligencia ) no les lleve 2000 años mas.

El libro de Hebreos poniendo el ejemplo de que ya de por si nosotros mismos , siendo visibles, procedemos de lo que no se ve, sigue adelante con el argumento de que las cosas que no se ven para un Dios que vive mas allá de las dimensiones conocidas del espacio y el tiempo y llama a las cosas que no son como si fueran, son reales. Basta que Dios, Yavé nuestro Dios, el Dios de Israel diga que algo ES, para que sea.

Cuando Dios promete, lo que promete se transforma en un hecho mas indiscutible que cualquier ley de la física.   Como dijo Jesús en cierta ocasión (dado que el era el vocero de Dios aún siendo un humano semejante a nosotros)  “el cielo y la tierra pasarán , pero mis palabras no pasarán”

O sea, antes pasarian de largo el cielo y la tierra (cosa que no sucederá claro ) que quedar sin cumplir una promesa de Dios.

Hebreos 11 nos ennumera los mejores ejemplos de fé: empezando por Abel, sigue con Enoc, con Noé. Se detiene claro está en Abraham, el padre de la fé (no en vano nuestra fé es llamada la fé de Abraham) y parece cerrar con una conclusión en apariencia pesimista: que a pesar de que todas estas personas vivieron con fe en que recibirían una recompensa de parte de Dios, una tierra prometida, murieron sin recibir nada.

“Estos hombres, que el mundo ni siquiera merecía, anduvieron sin rumbo fijo por los desiertos, y por los montes, y por las cuevas y las cavernas de la tierra. Sin embargo , ninguno de ellos recibió lo que Dios había prometido , aunque fueron aprobados por la fé que tenían”  ( Hebreos 11:38,39 DHH)

¡Que lamentable y deprimente parece esta conclusión! Nos dice que todos ellos murieron sin recibir lo que se les había prometido. ¿Y qué se les habia prometido? Pues obviamente una tierra, una ciudad, la sede de un gobierno que daría paz y seguridad a Israel y al mundo.

Murieron sin recibir esta promesa, y al enfatizar este punto y al mismo tiempo el punto de que Dios no falla en sus promesas pues la fé es la CERTEZA DE LO QUE SE ESPERA, el libro de Hebreos capítulo 11 es uno de los alegatos mas firmes de toda la escritura a favor de la RESURRECCIÓN.

¿Cómo podría entregarle Yavé a Abraham la tierra que  le prometió si Abraham ya está muerto y murió sin recibirla? Pues deberá resucitarlo.

¿Cómo podría Dios entregarle a todos los profetas ese Reino en el cual Israel será la luz de las naciones si ya murieron sin verlo, “viéndolo solo de lejos” como dice Hebreos 11: 13 ? Pues deben resucitar, Dios debe volverlos a la vida , a esta tierra donde hizo esas promesas y esos convenios. PORQUE DIOS HERMANO MIO , NO MIENTE.

Y Dios no le prometió a Abraham el cielo.

No le prometió a David el cielo.

No le prometió a ninguno de sus seguidores el cielo.

Les prometió un gobierno justo, sobre esta tierra en manos de su Mesías. Y estos murieron sin ver la promesa pero con la fé de que se levantarían un día para verla cumplida, como en el caso del profeta Daniel leamos:

“Pero tu Daniel, camina hacia tu fin y reposa, que en los últimos días te levantarás para recibir tu recompensa” (Daniel 12: 13)

La historia de la Biblia es una historia de una gran promesa que recibiremos todos los fieles EN EL FUTURO y no en el momento mismo que nos morimos . Esto también lo dice el libro de Hebreos:

“”Sin embargo ninguno de ellos recibió lo que Dios había prometido, aunque fueron aprobados por la fé que tenían. Porque Dios , teniéndonos en cuenta a nosotros (que todavía no habíamos nacido OBVIAMENTE, Nota añadida) había dispuesto algo mejor, para que solamente en unión con nosotros fueran ellos hechos perfectos”  (Hebreos 11:39,40 DHH)

La historia de gente buena que se va muriendo para llenar el cielo es una historia típica de las religiones paganas, no de las Escrituras. La historia de las Escrituras, bellamente resumida en Hebreos es la historia de un Pueblo que creyendo en una esperanza futura va muriendo y esperando en esa muerte el momento de ser levantado para recibir sus promesas junto a los que esten vivos cuando esa promesa, el Reino de Dios en manos del Mesías , llegue a la tierra:

“Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. El señor mismo (…) descenderá del cielo. Entonces los muertos con Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos , los que hayamos quedado , seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire ”  (1 Tesalonicenses 4:15 R95)

Así es. Dios previó un único momento en el cual cumplir con sus promesas a todo su Pueblo: los de su Pueblo que esten vivos al momento de la llegada del Mesías humano a reinar, los de su Pueblo que hayan muerto con la CERTEZA de que este Mesías vendría.

Los que hayan muerto, serán resucitados. Los que esten vivos , serán transformados en humanos incorruptibles tal como nuestro Señor Jesus ya lo és : con su carne y sus huesos ya incorruptibles.

Nuestra esperanza requiere fe, porque esperamos una ciudad que descenderá en el futuro a la tierra. Una ciudad como sede de gobierno. Requiere fe porque creemos en un rey en el exilio, que aún no ejerce sus poderes en este territorio y vivimos por ello como extranjeros en nuestra tierra.

Esa es la noción del capítulo 11 de Hebreos de lectura obligada para todos los que quieran saber QUÉ ES EXACTAMENTE LA FÉ , y exactamente en QUÉ TENEMOS fe los mesianos, los seguidores del cristianismo original tal como lo predicaron Jesús y sus apóstoles y de los del Pueblo de Dios que murieron antes del anuncio de dicho evangelio nuestros hermanos judíos según la carne.

Amén.